La hipocresía y envidia de una amiga es tóxica e indetectable

La envidia se puede manifestar como unsentimiento de resentimiento, disgusto, celos y muchas veces odio hacia otra persona, ya sea por cosas materiales, amor, amistades. De hecho de todo lo que en vida genere plenitud a la otra persona. Para nuestra sorpresa algunas veces este sentimiento no viene de algún enemigo sino de un supuesto “amigo”.

Hay que tener mucho cuidado porque muchas veces vivimos rodeados de lobos disfrazados de ovejas. La envidia que viene de un amigo, es una de las más tóxicas, pocas veces será identificable, nadie se siente orgulloso de sentir envidia y mientras pueda evitar ser descubierto, mejor.

Pero en el caso de nuestros amigos, ellos por lo general tienen un grado de influencia en nosotros, son libres de opinar o de “ayudarnos” a resolver algunas cosas, y consciente o inconscientemente, nuestros amigos podrían estar saboteando nuestras acciones por sus deseos ocultos la envidia primordialmente. Hay quien quiere resaltar o en su defecto, le molesta que sea otro el que obtenga el éxito y no el.

Por ejemplo, cuando un amigo trata de ayudarnos dándonos un consejo que no resulte tan bueno en nuestra vida. Si bien es cierto que nosotros somos los que decidimos, aquí te damos otro ejemplo más específico.

Algunos tenemos un amigo el cual no tiene pareja, le gusta la vida liberal, tomar bebidas alcohólicas, y vive sin tener rumbo o futuro, y tú eres un ser más centrado, con mejor trabajo y con ganas de sentar cabeza con una pareja o alguien nuevo a quién estás conociendo.

Hay personas que solo se juntan con alguien por interés. Si en algún momento le has negado algo a tu amiga como tu maquillaje o tus accesorios y se molestó contigo, entonces no es tu amiga.

Si alguien no te cae bien, no tienes necesidad de tratarla, lo más recomendable es alejarse. Pero si has notado que tu amiga se porta amable con las chicas que dice que le caen mal, a eso se le llama hipocresía. Nadie te asegura que hace lo mismo contigo.

Un buen amigo te anima a mejorar tu vida, seguramente te desearía lo mejor en esa nueva relación y no buscará sabotearte, invitándote a la parranda todo el tiempo, dejando de lado tu nuevo objetivo, alejándote de lo que podría ser algo bueno para ti, haciéndote ver que no es conveniente.

Entonces no es un amigo, es un amigo tóxico que te tiene envidia, y no quiere que tú tengas lo que él no tiene. Como dice un dicho ” A nadie le gusta ver ojos bonitos en cara ajena”.

Muchos pueden alegrarse ante nuestros problemas, incluyendo a nuestros amigos y enemigos. Son pocas las personas que sienten real satisfacción con los logros de los demás.

Hay quien quiere resaltar o en su defecto, le molesta que sea otro el que obtenga el éxito.

Cuando alguien comienza a destacarse en cualquiera de sus ámbitos, causa incomodidad en personas que sufren este mal. Son pocos los que honestamente a corazón abierto pueden mostrar alegría por el bien que consiguen los otros.

No es que seas ingenua, ni tonta, es que existen personas muy tóxicas que no saben ser amigos en realidad y les gusta aprovecharse de la generosidad de los demás. Su única cualidad es que saben ocultar muy bien sus verdaderas intenciones, así que tienes que estar muy atenta.

Si has notado que tu amiga aprovecha la ausencia de las demás para decir cosas ofensivas de ellas, ten por seguro que hace lo mismo contigo.

Es normal que tengas comentarios en contra de alguien, pero si es tu amiga de verdad, sostendrá lo que ha dicho de frente a las demás.

Una amiga está en las buenas y en las malas, te da consejos que mejoran tu vida, te empuja a que de verdad estés mejor, no te mira mal, no se molesta por tu éxito, no te menosprecia por tener la suerte que quizás él o ella no tenga, no se burla, no critica, siempre apoya y respeta.

La envidia es muy frecuente y se manifiesta de mil maneras, su energía siempre es negativa y muchas veces el que la tiene y la siente ni siquiera tiene la capacidad de reconocerlo.

La mayoría de alguna manera vive comparando sus vidas con las de otros y sintiéndose superiores a algunos e inferiores a otros.

Si invirtieran esas energías en crecer, en enamorarse de su vida, no tendrían que estar tan pendientes de los acontecimientos de la vida ajena y probablemente su calidad de vida mejoraría considerablemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .