Archivo de la categoría: Cultura

Aquí podrás encontraras notas de cultura del Estado de Michoacán

Gana premio en Italia artista de Acámbaro

El artista acambarense Manuel ‘Mané’ Reyes regresa triunfante de tierras italianas al ganar concurso del arte de maddonari, en Europa.

El joven talento está por regresar a Acámbaro, y muestra su felicidad por este acontecimiento internacional que le abre las puertas  a otros ámbitos internacionales.

Fue el  pasado fin de semana  días 19 y 20 de Mayo, cuando se realizó  el XIX Concurso Internacional de Arte Madonnari en Nocera Superiore, Italia, ubicado al sur del país en la provincia de Salerno, región de Campania,  organizado por la Parroquia de los Santos María de Constantinopla durante las celebraciones en honor a San Pasquale Baylon, co-patrón de la ciudad Baptisterio.

Un digno escenario fue la avenida de Vía Vincenzo Russo, donde  los artistas aficionados y profesionales provenientes de diferentes países como: Ucrania, Francia, España, Croacia, Países Bajos, Inglaterra, Portugal, Colombia, Argentina, Japón, Rumania, USA, Italia y México, dieron pauta a  su creatividad, expresando a través de la tiza de color con el tema de la competencia “la santidad cristiana”.

El artista acambarense Manuel Reyes Servín, conocido en el ámbito del arte como ‘Mané’ Reyes fue premiado con el primer  lugar gracias a los votos emitidos por el jurado y público asistente del festival con su obra ‘Luz de Esperanza’, basado en la obra del pintor Ingles, Simón  Dewey.

La obra muestra como  una niña que representa a la niñez en nuestra sociedad actual y una luz de esperanza para el mundo, quien ve en Cristo un mensaje de paz, amor, valores e inspiración, el 2do lugar fue para la artista Italiana Marianna Battipaglia con su obra ‘El Buen Samaritano’, entre los jóvenes, la más votada por el público era el cuadro titulado “La fe como un camino hecho de pasos, logros…”, realizado por el grupo dirigido por Debora Cuoti de Nocera Superiore, Italia.

Manuel Reyes, expresó vía telefónica que se sintió muy contento con el resultado obtenido ya que era la primera vez que participaba en un festival internacional, el conocer una cultura diferente y artistas de diversas partes del mundo para seguir mejorando en su técnica.

Refiere que una de las dificultades que tuvo es haber pintado una obra de mayor tamaño a las que esta acostumbrado.

El arte gráfico vive en Morelia

El arte gráfico tiene vida en la capital michoacana. Los artistas, la producción y las publicaciones están ahí, pero muchas veces falta el complemento, lo que le da sentido a todo: los interesados en adquirir obra. Existen talleres, empresas editoriales, fanzines y mucho talento que hace hasta lo imposible por dar a conocer su trabajo.

Como muestra de que el virtuosismo existe, está el caso de Salvador Jacobo, quien ganó recientemente el Premio de Novela Gráfica Ciudades Iberoamericanas por su obra La mala senda, historia sobre hombres arrojados a la calle por distintas circunstancias. ¿Pero quiénes conforman esta comunidad que le apuesta a la gráfica tradicional y no tradicional?

MONO EBRIO

Fundador de la editorial Mono Ebrio, Nurivan Viloria publica desde hace cuatro años la revista El Tarántula, en complicidad con Antonio Nautilo y el mismo Salvador Jacobo. En ese periodo han sido cuatro números con historieta y dibujo de corte experimental y artesanal, “tratando de hacer nosotros mismos los procesos de diseño, impresión y producción”, detalla.

Así, son más de 40 los artistas gráficos de todo el país los que han colaborado en una publicación agresiva, honesta, en la que no hay cabida para el conservadurismo. El número cinco ya está en el horno y contempla artistas de países como Francia, Suiza, Rusia y Colombia, sin que se dejen atrás a los creadores locales.

La problemática al respecto, dice Nurivan, es la distribución y la venta. “La gente relaciona al arte gráfico con el grabado, sin saber que también existe el dibujo libre. Cuando hacemos encuentros hay respuesta, llega la gente, pero no compra demasiada obra”.

Y es que hablando en términos de costos, producir una revista como El Tarántula implica no solo el valor de cada obra autoral, sino la calidad del papel, las tintas, trabajo de serigrafía, número de páginas y el proceso de encuadernación: es un objeto artístico que por su valor comercial a veces resulta inaccesible para quien lo quiera adquirir. De momento, la publicación circula en eventos de editoriales independientes y en librerías como Marabunta de la Ciudad de México.

Viloria cree que hace falta más producción de este tipo, que la gente se acostumbre a ver fanzines por doquier. Nota un cierto desequilibrio por regiones, como sucede en la CDMX en la cual prácticamente hay un evento de ediciones independientes cada semana.

FUCK ZINES

La entrevista transcurre en un taller ubicado frente al Mercado de Dulces. Es un espacio de trabajo donde hay máquinas para impresión en serigrafía y risografía, así como impresión láser. Bajo el mismo techo laboran sus colegas de Fuckzines, integrados por Francisco Zúñiga y Paulina Morales, quienes con otros artistas fundaron hace ya bastantes años la revista Monocromo, que resultó una bocanada de aire fresco allá por el 2005. Aunque comenzó con un formato impreso, después fue mutando a lo digital, al punto de que hubo, entre sus 17 números, alguno entregado en USB y un último encapsulado en VHS para mostrar un documental.

Fukzines nació como con la idea de ser un blog para compartir el contenido de otros artistas y editoriales de corte independiente, pero pronto se dio a la tarea de hacer producción propia e impartir talleres en Morelia y otras ciudades de la República. Zúñiga hace notar que sí hay producción de gráfica independiente en la ciudad, “solo que ninguno somos constantes, de pronto paramos, hacemos pausas, somos intermitentes, pero somos más que hace unos años y ya hay un mayor conocimiento entre la gente, porque en la época de Monocromo a veces no sabían si era una revista, una catálogo o una carpeta; hoy ya saben que sencillamente se trata de autoediciones, sin más etiquetas”.

Sobre el posible mercado para estos productos, señala que el mejor escaparate son las ferias como Print and Trip, organizada en la primavera de este año y en la cual se reunieron más de 20 proyectos. “Si es un evento dirigido solamente a quienes gustan de estas publicaciones te va bien, pero si asistes a bazares más generales, lo último que compra la gente es un libro de arte o una revista”, añade Zúñiga. Los canales para venta de Fukzines son las redes sociales y contados espacios físicos; “la venta es el misterio que nunca hemos podido revelar”, acepta entre risas. Tanto él como Nurivan reconocen que no hay los suficientes incentivos oficiales para impulsar a este tipo de artes gráficas: “En el estado ni existimos”, dice el fundador de Mono Ebrio, mientras que su colega recuerda que cuando tuvieron una beca estatal el recurso era insuficiente y encima no les permitían vender obra.

ZINI BOOKS

Jesh Martin es otro joven que impulsa las artes gráficas desde una perspectiva contemporánea y arriesgada. Él Pertenece al colectivo Zini Books, donde también colaboran Alejandra Albiter y Roxana Graciano. “Comenzamos a publicar nuestro material desde el 2017, pero desde el 2018 hemos estado participando en diferentes eventos para crear redes de distribución”.

Sobre el tipo de producción que realizan, subraya: “Empezamos publicando fanzine de tiraje corto y poco a poco hemos experimentado con otros formatos. Diseñamos un periódico de arte contemporáneo, cómics, libros de artista, prints o posters individuales, y seguimos haciendo fanzines pero con contenido más crítico y mejor presentado”.

Al igual que Mono Ebrio y Fuck Zines, Zini Books distribuye sus productos en eventos especializados, por redes sociales y en Morelia solo ha encontrado a la librería El Traspatio como espacio físico de venta. También han asistido a ferias de Guadalajara, Veracruz y la Ciudad de México.

El material es producido en un taller de la UNAM campus Morelia y en otro propio, todo de manera autogestiva. Sobre el panorama de la gráfica local, afirma: “En Morelia hay artistas jóvenes buenísimos que tienen una perspectiva no tradicional sobre estas prácticas y están sucediendo cosas interesantes”, añadiendo que actualmente mantienen un proyecto de galería itinerante de arte contemporáneo llamado “#CCC00”, donde exponen piezas experimentales para así ampliar el mercado.

ALTERNATIVA GRÁFICA

Una iniciativa en la que ha trabajado con muchos artistas de la ciudad es Alternativa Gráfica, encabezada por Celeste Jaime y Diana Maldonado. Comenzaron en 2011, con la suma de gresados de la Escuela Popular de Bellas Artes y la idea de hacer una producción orientada a la gráfica tradicional. Desde entonces han trabajado en diseño editorial y gráfico, apoyo museográfico.

“Nos especializamos en la encuadernación, tanto de contenedores como libros de artista”, señala Celeste. Este trabajo constante tuvo otro fruto: Alternativa Ediciones, donde han producido libros de bajo costo, artesanales y con tirajes limitados, con lo cual se complementan los trabajos de diferentes creadores del estado. Es una forma de compartir la obra que en otro formato cuesta mucho dinero, como lo son las carpetas propiamente dichas. Hasta el momento son más de 12 los títulos con el sello de Alternativa, incluyendo a artistas como Ángel Pahuamba, Carolina Ortega, Uriel Marín, Carlos Flores Room y Mizraím Cárdenas. Igualmente han creado ediciones para exposiciones museísticas en el Centro Cultural Clavijero, tal fue el caso de Anillos Concéntricos (colectiva) y Anagramas Matemáticos, de Jesús Jiménez.

Su proyecto editorial más reciente es la colección de Originaria, 12 libros de mujeres poetas indígenas que protagonizan un encuentro por estos días en la Ribera del Lago de Pátzcuaro. Desde su punto de vista, la producción gráfica en Morelia está pasando por un buen momento, “hay al menos seis talleres trabajando con intensidad y aglutinando a varios artistas, pero el problema es que no hay tanta venta, nuestro mercado es muy limitado, son muy pocas las personas que compran arte o ediciones de este tipo; en cierto sentido lo seguimos haciendo porque nos gusta mucho, es nuestra pasión y porque estamos en la posibilidad de hacerlo”.

LA OLOTERA

Otro proyecto es La Olotera, centro cultural independiente que también funciona como espacio abierto para presentación de proyectos editoriales. Ahí lo mismo ocurren exposiciones plásticas que performances, y recientemente inauguraron un mural del artista de Tlaxcala Amaury Esmarq. Hay talleres de encuadernación, cerámica, grabado en relieve, bodegón, huecograbado, e ilustración, y también realizan bazares con productores locales, todo con el propósito de incentivar un consumo diferente. Su historia es muy reciente, pero se suman a generar otra ventana para la gráfica contemporánea que no es nueva en la ciudad, donde también debemos tomar en cuenta a historietistas que publican en diarios impresos, revistas marginales y páginas en línea.

Los creadores están ahí, solo faltan más consumidores.

DATOS

-Existen talleres, empresas editoriales, fanzines y mucho talento que hace hasta lo imposible por dar a conocer su trabajo

-Como muestra de que el virtuosismo existe, está el caso de Salvador Jacobo, quien ganó recientemente el Premio de Novela Gráfica Ciudades Iberoamericanas por su obra La mala senda

Hay al menos seis talleres trabajando con intensidad y aglutinando a varios artistas, pero el problema es que no hay tanta venta, nuestro mercado es muy limitado

La día de muertos en Michoacán

En este mundo matraca, de morir nadie se escapa. Y es en Michoacan donde los ritos en torno a la muerte son más coloridos, sobre todo en las regiones de Pátzcuaro, Tzintzuntzan, Janitizio, Jarácuaro, Ihuatzio y Tzurumútaro.

Aquí la muerte llena de vida los hogares, panteones y veredas, que rebosantes de altares, fliores, comida y velas, manifiestan la riqueza tradicional de este estado.

En la noche del primero de noviembre se colocan ofrendas en las tumbas de quienes materialmente ya no existen, para venerar lo que fueron.

Los ritos se llevan a cabo según las costumbres de cada región, y aunque con algunas variantes sigue perdurando los fundamental: celebrar a los muertos, recordarlos y festejar con ellos. Los habitantes de Janitizio participan en un rito tradicional que es un deber sagrado, el cual honra por igual a vivos y muertos.

Mujeres y niños de la isla llegan al panteón y se dirigen hacia las tumbas de sus antepasados bajo un silencio que contrasta con la luz de las velas, mientras colocan los alimentos predilectos de sus difuntos y su petate.

A diferencia de lo que ocurre en Janitizio, los habitantes de Tzintzuntzan se esmeran en elaborar los mejores productos artesanales -loza negra y vidriada, loza blanca, ángeles de paja, frutas y madera tallada- para colocarlos en las ofrendas. En Jarácuaro las tradiciones son más puras: se coloca un arco de flores por cada barrio de la isla y la danza se convierte en la luz de la plaza principal.

La ceremonia actual de velación de la Noche de Muertos se deriva de la conquista espiritual que llevaron a cabo los encomenderos españoles y colonizadores en Michoacán.

Entre los antiguos mexicanos se realizaban significativos rituales alrededor de la muerte, los cuales impresionaron tanto a los primeros conquistadores que, a través de la evangelización, introdujeron nuevas ideas, dando lugar a un sincretismo religioso muy marcado. Antiguamente, Tirepitío era un importante centro religioso dedicado a los antepasados.

Ahí se ofrendaban flores amarillas (cempásúchil) y en el día consagrado a los muertos los mexicas subían al techo de su casa y gritaban el nombre de sus antepasados (dioses primigenios) mirando hacia el norte, para que recibieran los alimentos que habían puesto en la puerta. Durante la Colonia la costumbre se fue arraigando poco a poco en Michoacán, a tal punto que actualmente es el centro de atención de nacionales y extranjeros.

Un altar de muerto, su color, su aroma, su luz y su contraste motivan a no quitar la vista de cada uno de sus elementos. en cada región el altar representa la bienvenida a los muertitos que vienen de visita después de un largo recorrido por el Más Allá. Los elementos que conforman un altar no son casuales: el agua, que siomboliza la fuente de la vida, se ofrece a las almas para mitigar su sed y que se fortalezca para el viaje de regreso; antiguamente se utilizaban rajas de ocote prendidas, pero hoy en día -especialmente por la noche- se encienden velas, veladoras o cirios, cuya flama representa la fe y esperanza e ilumina el camino para que los difuntos encuentren su antigua casa terrenal.

El petate ofrece descanso, y el banquete se complementa con pan de muerto, panes redondos y de color rosado, que junto con las cañas simbolizan los huesos de los muertos. En cada altar se suele colocar, además, una foto y ropa del muertito para que éste lo identifique fácilmente.

La noche de primero de noviembre los tarascos celebran el “terúscan” (rapiña organizada con permiso de las autoridades), un juego ritual en el que un prioste (guía que es nombrado el 19 de marzo y se encarga de coordinar las celebraciones) acompaña a los jovenes del poblado a tomar a escondidas las mazaorcas de maíz, chayotes, calabazas y flores que se encuentran en los sembradíos y techos de las casas. Mientras, los ancianos esperan en el atrio de la iglesia o en la Huatapera para coer lo recolectado y distribuirlo entre todos para realizar un convivio. Al día siguiente se recoge la Ofrenda de los Frutos de la Cosecha (Camperi) solicitando en voz alta “¡Camperi, Camperi, Camperi!” y se entrega lo obtenido al sacerdote, quien dice los responsos en el templo esa misma tarde.

Aunque las particularidades de esta tradición varían en las distintas regiones, siempre está acompañada de alegría, recuerdos, danza, cantos, plegarias, juegos y comida, con lo cual la muerte se torna un hecho inolvidable pero no temible, una pérdida corporal pero no una tragedia que implique un drama nostálgico; a contrario: es una fiesta por los que ya no estan pero una vez al año regresan de visita, sin necesidad de un mapa, guiados por el reflejo del lago de Pátzcuaro, para ubicar un camino encendido de velas y cantos. Y todo el mundo se esmera como anfritión, con lo mejor que tenga, porque luego de la corta visita los difuntos continuarán su camino en el Más Allá… hasta el siguiente noviembre.

Buscan ordenar visita a panteones en Noche de Muertos en Michoacán

Morelia, Michoacán a 22 de Octubre de 2019 (Conexión Michoacán/Redacción).- A raíz de que las comunidades indígenas abren los espacios de ceremonia (panteones, cementerios y camposantos) para la tradicional Noche de Ánimas y el poco respeto que muestran algunos visitantes a esta celebración; este año se aplicará un operativo que pretende ordenar los lugares con más afluencia turística.

En primer lugar se coordinarán autoridades civiles y comunales en por lo menos nueve de los panteones más visitados, para que haya un orden de entrada y salida; además de que se dejarán claras las restricciones y normas que deberán acatar los turistas y visitantes que pretendan entrar.

A decir de Claudia Chávez López, titular de la Secretaría de Turismo de Michoacán (Sectur), la intención es que no se anteponga “la fiesta” a lo que realmente significa la ceremonia de Noche de Ánimas y con ello, no se falte al respeto de quienes llegan a velar a sus difuntos.

“La de Michoacán es la más pura y significativa de las ceremonias de Noche de Ánimas y que se realizan en México, la que tiene un significado más tradicional; Michoacán es el destino y estamos trabajando en posicionar la celebración tal y como se realiza en las comunidades de la zona Lacustre de Pátzcuaro”, explicó.

La funcionaria estatal destacó que se quiere quitar la idea que muchos (sobretodo locales) tienen de que la celebración de Noche de Muertos es una fiesta para beber y pasear en los panteones; y enfatizó que para las comunidades indígenas tiene un significado místico y es justo eso lo que se quiere resaltar.

Por ello, refirió que entre las restricciones que se aplicarán para la entrada a los panteones, cementerios y camposantos, es primeramente la de entrar sin alcohol, también sin alimentos y sin música, salvo aquella que contratan o tocan quienes están velando a sus difuntos.

En ese tenor, Tata Pedro, del Consejo Regional Lacustre, aplaudió la iniciativa que se tiene para ordenar las visitas de turistas este año, ya que recordó que había sido una de las solicitudes más sentidas de las comunidades que tienen a bien abrir los espacios para que foráneos puedan disfrutar de esta ceremonia, que es ya referente nacional e internacional de Michoacán.

Arranca planeación de más de 40 actividades en el 12º Festival de las Velas en Uruapan

Uruapan, Michoacán a 27 de Septiembre de 2019 (Conexión Michoacán/Redacción).- Con la elección del cartel oficial para celebrar el 12º Festival de Velas, iniciaron oficialmente los trabajos para elaborar el programa de más de 40 actividades que enmarcarán los tradicionales rituales en torno a la noche de muertos, actividades artístico-culturales que en esta ocasión se extenderán por una semana.

El diseño de las actividades con bastante antelación, obedece a que dicho festival se ha convertido en un gran atractivo que atrae a miles de personas locales y foráneas, pues involucra la preservación de las costumbres de la etnia Purépecha pero también es un producto con gran carga de transcurlturación que favorece a los prestadores de servicios turísticos.

Bajo la organización de la Secretaría de Cultura y Turismo, su titular Alejandra García Ayala indicó que atendieron la convocatoria para la elaboración del citado cartel 40 artistas locales, así como de Morelia, Arteaga y otros municipios vecinos. “Es la mayor participación en la historia del Festival de Velas”.

Con la participación de liderazgos de los distintos sectores de la sociedad civil, involucrados en el fomento e impulso de la cultura y las tradiciones, se integró el jurado calificador, cuyos miembros eligieron al ganador, cuyo trabajo e identidad se difundirá en los próximos días, una vez que se defina el programa de actividades a desarrollarse del 26 de octubre al 1 de noviembre.

El aumento de participantes para elaborar y elegir el cartel oficial incluye niños con gran talento en las artes plásticas, por ello el presidente municipal Víctor Manuel Manríquez González propuso que para el próximo año el concurso se divida en sos categorías, infantil y adultos para estar en condiciones de equidad y sobre reconocer y motivar a los nuevos valores.

El Festival de Velas de Uruapan es uno de los eventos más esperados por la población y el turismo, lo que se traduce en acciones positivas al permitir proyectar una mejor imagen al exterior a través de la cultura, las tradiciones y sus bellezas naturales.

Te puede interesar: ¿Qué se celebra el 30 de septiembre?

De manera conservadora se espera la asistencia de al menos 120 mil personas tanto al festival como a los otros eventos, de los cuales, por experiencia de años anteriores, el 60 o 70 por ciento son residentes de esta ciudad en tanto el resto son visitantes de municipios y estados aledaños, lo que también significa una oportunidad para los prestadores de servicios turísticos.

Se adelantó que la dinámica será similar a las actividades del 2018, entre las que desde luego destaca el “encendido de velas” programado para la noche del 1 de noviembre, evento que involucra la colocación de miles de veladoras en las plazas Mártires de Uruapan y Morelos así como en la calle Independencia hasta el acceso principal al parque nacional “Barranca del Cupatitzio”.

Como producto o atractivo turístico, el Festival de Velas se ha convertido en el segundo de mayor relevancia, después del “Tianguis Artesanal del Domingo de Ramos”, lo que generar los hoteles registren una ocupación del cien por ciento.

La mayoría de los eventos artístico-culturales, se caracterizan un perfil relacionado con la muerte desde la cosmovisión purépecha, actividades que se desarrollan en recintos como la Casa de la Cultura, Pérgola Municipal así como el panteón municipal “San Juan Evangelista” o bien la antigua zona de carga de la estación del ferrocarril, la biblioteca “Justo Sierra” y el “Mercado de Antojitos”.